Cómo equipar tu coche para tu bebé: consejos de madres primerizas

CAMPAÑA CATALOGO 8

La seguridad en el coche no es una cuestión en la que se pueda escatimar. El uso del vehículo será habitual desde muy temprana edad, probablemente desde el trayecto del hospital a casa. ¿Estás seguro/a de que lo sabes todo? Infórmate bien sobre la silla del coche para bebé para no correr riesgos.

Silla de coche para bebé y niño: cómo elegir

Ten en cuenta que en la actualidad conviven dos normativas, la R44/04 y la conocida como i-Size. Esta última es la más novedosa y la que regirá en un futuro próximo, pero cualquier silla infantil homologada bajo esas normativas es adecuada. Es la primera comprobación que debes hacer.

La principal diferencia entre ambas está en el método de clasificación de las sillas. I-Size las clasifica por alturas, y cada fabricante puede definir qué rango cubre con cada producto. Estas son las más habituales:

  • Sillas que puedes usar entre los 40 y los 85 cm a contramarcha. Es el rango que cubría el antiguo grupo 0.
  • Sillas que puedes usar entre los 45 y los 105 cm (más o menos hasta los 18 kg), tanto a contramarcha como en el sentido de la marcha. Equivale a los grupos 0+ y 1.
  • Sillas que puedes usar entre los 100 y los 150 cm (hasta aproximadamente los 36 kilos) que presentan una instalación normal. Equivale a los antiguos grupos II y III.

En esta última categoría podemos incluir al alzador, que es un asiento especial que salva la falta de altura del niño. Se usan a partir de los 105 cm, y aseguran que el cinturón de seguridad quede correctamente colocado.

Factores a tener en cuenta

La sillita de bebé es el único elemento imprescindible que necesitas en el coche cuando tienes un hijo pequeño. Resumimos los elementos fundamentales a considerar: la homologación y la altura que cubre el producto.

Al margen de los anteriores, hay otros parámetros que te pueden ayudar a decidir. Uno de los más relevantes es si se trata de una silla isofix. Isofix es un sistema de agarre que fija la silla al asiento del coche. Está considerado el más seguro, y la mayoría de los vehículos disponen de él. Si el tuyo lo tiene, te aconsejamos optar por una silla isofix.

Por otro lado, también pueden suponer diferencias de calado las prestaciones: giro de 360º (para colocarla fácilmente a contramarcha o a favor de la marcha), reclinado, cojín reductor para bebés, etc.

Hay otros accesorios con los que puedes equipar tu vehículo: retrovisor para cuando viaje a contramarcha, pantallas instaladas en la parte trasera, etc. Pero insistimos: lo imprescindible es la silla de bebé. La seguridad de tu hijo merece que lo medites bien y revises todos los detalles del artículo.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Ir arriba