El mejor descanso para recién nacidos (y para ti)

7.31-01-20

Los bebés pueden dormir entre 14 y 17 horas cada día, algunos incluso más. A medida que crezcan irán necesitando menos tiempo hasta tener suficiente con las 9 horas propias de un niño. Pero necesiten lo que necesiten, es importante proporcionales la superficie óptima y el ambiente adecuado para el descanso.

El mercado ofrece muchas opciones, por lo que conviene identificar las básicas y qué ofrece cada una de ellas.

Minicuna y cuna colecho, comodidad en un espacio mínimo

La minicuna tiene un tamaño estándar de 50×80 cm, así que es ideal para bebés recién nacidos. Se le quedará pequeña pronto, pero por sus dimensiones reducidas y las ruedas que suelen llevar hacen que resulten muy manejables.

Una minicuna o cuna colecho varían según el tamaño, pero ambas cumplen la misma función: proporcionar una superficie de descanso contigua a tu cama y sin barreras. El kit colecho permitirá que la estructura de la minicuna o cuna colecho quede fijada a tu cama para que no haya separaciones accidentales.

La gran ventaja del colecho es que llegarás a tu bebé con solo alargar la mano, lo que facilitará mucho calmarle si se despierta por la noche y darle el pecho. No hay peligro de invasión de espacios, así que todos podréis descansar bien.

Cuna, amplitud y versatilidad

La cuna de bebé tiene tamaños estándares de 60×120 cm o 70×140 cm. Optar por lo estándar hará que luego resulte más fácil encontrar colchones y ropa de cama, en caso de que no estén incluidos en el paquete inicial.

Tiene un tamaño suficiente como para usarse hasta que pase a su primera camita. De hecho, hay modelos versátiles que permiten hacer esta conversión, por lo que son 2×1. Además, si tiene barra lateral extraíble y kit colecho podrás utilizarla como cuna colecho.

Cuna y minicuna no son incompatibles. Es frecuente tener una minicuna en el salón, que es más manejable, y la cuna en su habitación o la de sus padres.

Cuna de viaje, confort en todas partes

Tener una cuna de viaje también es muy recomendable, pues al viajar no siempre tenemos claro qué vamos a encontrar en el alojamiento. Por ejemplo, podrías encontrarte con una cama sin barreras de protección cuando el bebé aún es pequeño.

La cuna de viaje es un artículo multiusos que también puedes utilizar como parque de juegos. Según el modelo por el que te decantes, encontrarás un montón de prestaciones: doble altura (una para el juego y otra para el descanso), gatera (puerta lateral para entrar y salir que se abre desde fuera con cremallera y facilitará que llegues al niño), cambiador de pañales, accesorios como el arco de juegos, etc.

Si prevés viajar mucho con ella, lo que más relevancia tendrá será el sistema de plegado y cuánto ocupa estando cerrada. Si es cómoda de instalar, se puede llevar en cualquier vehículo (incluso el avión) y proporciona confort, será la cuna ideal de papás y mamás viajeras.

En definitiva, cunas, minicunas y cunas de viaje son las principales opciones de descanso para bebés. Identifica tus necesidades, estudia bien los formatos y compara modelos dentro de un rango de precios acorde a tu presupuesto.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿El biberón? Hasta cuando

La Asociación Española de Pediatría (AEPED) recuerda que el bebé no necesita biberones a partir de los seis meses, y puede beber en un vaso.

Ir arriba