¿Chupete o mordedor?

Utilización-del-chupete-y-de-mordedores-portada

La etapa de dentición que se experimenta después del nacimiento es un hito importante en el desarrollo de los más pequeños. Comienza con la dentición primaria, que es lo que habitualmente se conoce como “de leche», cuando su esmalte es más fino y vulnerable. Continúa con la dentición mixta, en la que conviven dientes de leche con los definitivos. Y termina en la dentición definitiva con 32 piezas dentales.

Con la llegada de los primeros dientes de leche, aparecen también las irritaciones fruto del dolor. Para aliviar esas molestias, solemos recurrir a artículos y trucos útiles: mordedores, un chupete previamente enfriado en la nevera o hasta masajes sobre las encías con las manos limpias. Pero, ¿cuál es mejor? Lo vemos.

El mordedor de silicona, un aliado

Los mordedores son artículos hechos en materiales inocuos y especialmente diseñados para que el niño muerda y alivie su irritación. Dentro de esta categoría hay propuestas tan innovadoras y útiles como la manopla mordedor de Innovaciones MS, hecho de silicona y de tela con motivos animales.

Se puede colocar en la mano del niño abrochado con el velcro para que no lo pierda. Pero, sobre todo, que lo tenga siempre cerca y no se lleve a la boca otros elementos que no le convienen.

También es innovador el alimentador antiahogo de bebé con mordedor, pues cumple una doble función. Se puede usar a partir de los cinco meses y sirve tanto para suministrar alimento de manera segura como para que el bebé tenga algo que morder.

No hay ningún problema en usar mordedores, pero debes asegurarte de que se trate de productos seguros como los que acabamos de exponer. Que no tengan piezas que se desprendan o resulten demasiado duros, por ejemplo.

El chupete, una opción cómoda

Los especialistas dejan el uso del chupete o del mordedor en manos del criterio de los padres, que son los que conviven con el pequeño día a día y conocen sus preferencias. Algunos niños no renuncian a su “pepe», refrigerado o no, y otros sienten predilección por el mordedor que también se puede usar en frío.

El chupete puede calmar el dolor, sofoca berrinches puntualmente, ayuda a conciliar el sueño e incluso evita el taponamiento de oídos al volar. Por lo tanto, y al igual que los mordedores, tienen múltiples ventajas.

En conclusión, hay artículos variados para aliviar las molestias causadas por la dentición de los más pequeños. Corresponde a cada padre decidir qué es mejor, pues los expertos no desaconsejan ni lo uno ni lo otro. Eso sí, es necesario optar por productos seguros y, mejor aún, que sean tan útiles como los de Innovaciones MS.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Ir arriba