Llévate tu bebe contigo este verano con el portabebés

3223c

El porteo es una práctica muy recomendada para desplazar a los bebés. Usar un porta bebé ergonómico aporta muchos beneficios tanto al pequeño como a los padres. No obstante, en la elección de modelo hay que decantarse por aquellos que sean seguros y respetuosos, teniendo en cuenta la fisionomía y la fisiología de ambos. En definitiva, deben ser portabebés que garanticen una postura adecuada para adulto y bebé, sin renunciar a la comodidad.

Qué beneficios aporta al bebé ser desplazado en un porta bebé ergonómico

El pequeño se siente más seguro, pues está en contacto con el pecho de su madre, padre o el porteador que lo desplace. Además, esta práctica forma parte de lo que se conoce como crianza afectuosa, que da respuesta a la necesidad de los pequeños de sentir calor, confort, protección y seguridad.

Los bebés que son porteados con este sistema mejoran su desarrollo físico, pues se respeta la postura natural de su espalda, que es similar a que mantenían en el útero materno. Por otra parte, favorece el desarrollo de la cadera y reduce las opciones de padecer una displasia o una plagiocefalia.

Esta última patología es la deformidad cerebral que se produce por la presión constante sobre el cráneo. Es consecuencia directa de pasar mucho tiempo tumbado sobre una superficie plana.

Finalmente, mantener una posición erguida, que es la que se adopta durante el porteo, minimiza los síntomas de reflujo, los gases y los cólicos del lactante.

¿Por qué es apropiado también para los padres usar un porta bebé ergonómico?

Los porteadores, que normalmente son los padres, también obtienen beneficios del uso de este dispositivo. El vínculo con el bebé se fortalece, sus necesidades son atendidas de manera inmediata y las manos quedan libres otras tareas.

Además, en el caso de las madres, cuando portean delante o en la cadera, la propia postura facilita la lactancia materna. El bebé tiene acceso más cómodo al pecho.

Cuando toca viajar de vacaciones, el porteo es una opción inmejorable para desplazar al bebé, porque evita tener que usar carro y reduce el total de bultos. Un buen porta bebé ergonómico es fácil de colocar, no genera molestias en el porteador y el pequeño se siente más protegido.

¿Cómo se debe llevar a un bebé?

Los portabebés ergonómicos actuales son muy adecuados para el uso diario. Cuentan con reposacabezas extraíbles, correas anchas que distribuyen el peso de manera uniforme y protegen las cervicales del porteador, son ajustables y acolchados y realmente cómodos para el bebé. A su vez, están equipados con asiento en la base y bolsillos portaobjetos, y se pueden lavar.

La pregunta que se hacen muchos padres es, ¿cuál es la mejor forma de usar un porta bebé, en qué posición debe ir el pequeño? Por lo general, el porteo delantero es el más adecuado entre los recién nacidos, hasta el primer año de vida. Con ella se reparte uniformemente el peso, no ocurre así con el porteo a la cadera, de modo que esta fórmula no es recomendable por tiempo prolongado.

Finalmente, el porteo a la espalda solo se aconseja cuando la altura del bebé dificulte el campo de visión del porteador. Esta vía también es sinónimo de repartir el peso de manera equilibrada.

Usar un porta bebé ergonómico es una forma de mantener un contacto más cercano entre bebé y porteador. El porteo está vinculado a múltiples beneficios en el desarrollo del bebé, de modo que te animamos a probarlo.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Del pañal al orinal

El paso del pañal al orinal es un hito que cada niño alcanza según su propio desarrollo, aunque es habitual que se dé a partir de

Ir arriba